Faro opalente

¡Ah…! ¡Qué día tan raro!
¡Con ese eclipse de luz empozoñándolo todo!
Y esta plomitud que satura el aire
en la nubosidad que tacha el domo.
Por fin… Allí está el Sol de soflamas
que apenas languidece con su luz de cirio
como si…
estando en el áspero Plutón
me soleara el rostro
apenas el vestigio de un lejano faro opalino
con su plata fría.
Así de odioso es el Sol enerante
de raíz febreruna
como la huesuda mano de una rama
soñando la flor
aun incipiente
de las calendas de marzo.-

Chane García.
@ ChaneGarcia.

4 Me gusta

Precioso en colores e imágenes

1 me gusta

Bello poema
Saludos @alexander_garcia_197

1 me gusta