Fantasmas

Puedo asumir
que no me pertenecen tus palabras,
que todo es tan simple
como cerrar la ventana
y desprendernos de la lluvia.

Da lo mismo
que te encuentres a mi lado,
o envíes un mensaje de tu voz
y se escuche al fondo la ducha abierta,
acariciando con tibieza tu cuerpo de durazno,
para el que sigo siendo un extraño
en la proximidad y en la remota lejanía.

Convertido en un bucle temporal
del que no logramos escapar,
puedo asumir que te sientas a mi mesa,
aunque descartas la parte de mi corazón
con que aderezo nuestros alimentos.

O puedo asumir que me pertenecen tus palabras
pero eso en nada me acerca a tu pradera predilecta,
donde escoges seguir tu propia ruta.

Como dos animales ajenos a sí mismos
te desnudas frente a mí, como si estuvieras sola,
porque a los fantasmas no se les nota su presencia
por eso tiramos puertas y corremos muebles,
para que el ruido nos valide entre los vivos.

6 Me gusta

Excelente final, poeta. :clap: :clap:

1 me gusta

@hugoandres54 , bienvenido, un abrazo…

1 me gusta

La indiferencia es perdonarse a sí mismo, creer que los espejos no sienten en la mecánica del reflejo. Siempre estamos lejos de ceder un momento en el tiempo , mirarnos y no decirnos nada para entendernos.

Es magnifico este poema, nos vas conduciendo al final con un arte sobrado, casi descartando el sufrimiento que palpita en cada verso.

Saludos

1 me gusta

@pedro1 tus comentarios además de fabulosos resultan estimulantes, siempre agradecido.

1 me gusta

Hermoso poema, @Ishmael .
Estar y no estar o estar en otra dimensión…Para el amor no hay fronteras… :sunny: :sunny: :herb: :herb:
Buenos versos, amigo.
Un abrazo

1 me gusta

@Paco10 ubicuo nos resulta a veces… saludos

1 me gusta

Así es…
Un saludo, amigo

Qué final, por favorrrr!!! :clap: :clap: :clap: :heart:

1 me gusta