Falto de pasiones

Aún guardo malherido en la memoria
todo sueño de amor inexplicable,
no es una confesión tan saludable
para sentirse ufano de la historia.

Pues esperar no espero moratoria
cuando toda mi mente impermeable
se rompe en su sentir incontrolable,
haciéndome sentir como una escoria.

Pues no soy ya aquel cuerpo primoroso
que controle tan ágil sus impulsos,
sino muy otro, falto de pasiones,

que lejos del disfrute clamoroso,
y de los pensamientos más convulsos
atender ya no atiende a sus razones.

3 Me gusta