Everest (1)

Ven en ti una masa inerte de hielo,
yo veo pasión y vida.

Ven en ti roca,
yo almohada.

Ven frías y húmedas cavernas
yo tu cuerpo lleno de cálidos refugios

Ven afiladas crestas y oscuros abismos
yo misterio, aventura y deseo.

Ven terrorífico estruendo en tus tormentas
yo el resonar de tus palmas y eco de tu fuerte risa.

Ven inhóspito territorio
yo, mi verdadero hogar.

A pesar de lo que ellos ven,
de lo que tú ves,

de lo que eres,
de lo que te hacen creer que eres,

de lo que quieren hacerme ver
de lo que tú mismo me haces creer,

a pesar de todo:
mira tu reflejo en el cristal del glacial y…

…verás al amor de mi vida.
Mi amada montaña, eres tú

Y así te amo yo:
como Tenzing a su Everest.

María Serrano.
Basado en las declaraciones de TENZING NORGAY tras hacer cima en el Everest en 1953: “…mi montaña no me parecía una masa inanimada de roca y hielo, sino algo cálido, amigable y vivo…”

7 Me gusta

Magnifico!! Me ha gustado mucho !!

1 me gusta

Muchas gracias. :relaxed:

Todo un precioso poema!! Felicidades!
Se puede interpretar de diversas maneras.
Me encantó!:blue_heart::blue_heart::clap::clap:
Saludos, compañera!

1 me gusta

Me ha encantado tu poema, María.
Muy dual, con esa doble apreciación de canto a la montaña y al amor.
Bravo :clap:.

1 me gusta

Precioso poema. Homenaje esplendoroso a la montaña.

1 me gusta

Ahh preciosos versos, muy entrañables, con mucho sentimiento, “ese amor a la montaña”, lo has trasmitido con mucho afecto, poeta!!! :kissing_heart::kissing_heart:

1 me gusta