Estando yo en otras lides

Siguiendo con mi promesa de haceros reír, continúo con esta sátira que seguro no os dejará indiferentes:

ESTANDO YO EN OTRAS LIDES

Estando yo en otras lides
en casa embuchado y prieto,
me di cuenta de que en otra no me vides
pues un olor noté y quedeme inquieto.

Y una voz que me dijo:
¡non fullades malandrín! que te he oído
y…, sí…, es cierto, pues fue un ruidoso torrijo
de tamaño escándalo y estruendoso ruido.

Y no face falta acudir a universidad
Para darse cuenta de aquel estropicio,
pues aquella fue una sonora ventosidad
que a cualquiera que oyera saca de quicio.

Te aseguro que no fue por vicio
pues traté de disimularlo con ruido perruno
pero uno me dijo en su sano juicio:
¡Sí, sí, disimula, que como el primero ninguno!

Escondime pues avergonzado y con rubor,
aunque poco sitio había para el escondido
Y aunque dicho lo hubiera habido,
Imposible deshacerse de tamaño olor.

Pero no quedó solo ahí la cosa
pues, mirele y el mirome
y como un picor que por dentro come,
nos salió del alma una risa contagiosa.

Y todo eso por estar yo en otras lides,
en casa embuchado y prieto,
me di cuenta de que en otra no me vides
pues un olor noté y quedeme inquieto.

SENDEROS
Alfonso J Paredes
SC/CopyRight
CEDROD

2 Me gusta

Me meo! :rofl: :rofl: :rofl:!!!

1 me gusta

Es es la pretensión, se demuestra que un poema no tiene por qué ser aburrido del siglo XVIII. Muchas gracias. Un saludo

1 me gusta