Era un doce de julio

Te he guardado con cariño en la fragilidad de la memoria desde hace ya, dieciséis años. Era un doce de julio muy temprano, cuando vi que te ibas donde nada ni nadie, podría hacerte daño. El estuario imponente muy cerca y los puentes tan largos, a lo lejos. Todo el paisaje me recuerda tu rostro y el ser inteligente que leía el Quijote y recitaba a Lorca y Alberti, de memoria. Atravieso la plaza entre la gente y tus amigos, te recuerdan todavía. El cielo tiene un azul con tonos grises y no existe ya el miedo a la distancia. El recuerdo se eleva a un sitio extraño y el amor, despliega sus alas y todos sus colores en la noche. Tal vez, puedan caber todos los sueños, los recuerdos y los días, en una sola vida.
(In Memoriam)

10 Me gusta

Hermoso recuerdo que guardas como un tesoro…
La vida también está hecha de memorias, da fe tu precioso escrito, amiga!
Abrazos especiales para este día…:hugs::hugs::heavy_heart_exclamation::wilted_flower::wilted_flower:

1 me gusta

Y si que caben, todo guarda la existencia, por eso, al final, pesa tanto. Bellísima prosa. :hugs: :kissing_heart: :tulip:

1 me gusta

Inmensa tu prosa, Lucía y el final maravilloso.

1 me gusta

tremenda prosa, muy sentida !!

1 me gusta

Hay fechas que son una descarga eléctrica, como si alguien te atacase con una táser.
Aunque esa descarga también puede llevarnos a ese lugar donde, como bien dices, el amor despliega sus alas.
Muy hermoso ese recuerdo, ese homenaje, Lucía.
Un beso :cherry_blossom::hibiscus::cherry_blossom:

1 me gusta