En la Oscuridad de la Fe

Entro en las sombras sagradas.
Una vez mi fe brillaba.
Ahora, la única pregunta es:
“Dios, ¿dónde estás?”

Hágase tu voluntad, dije una vez,
con un corazón lleno de devoción.
Ahora, en lo más recóndito de mi corazón,
sólo quedan la ira y el dolor.

Vi la luz en el santo templo.
la luz divina que me guió.
Ahora esa luz se ha ido
y debo caminar en oscuridad.

Creí en la palabra de Dios.
desde el corazón y sin dudarlo.
Ahora bien, cuando vengan cosas adversas,
“¿Por qué me abandonaste?” - clamaré.

El amor de Dios fue un refugio sólido,
casa santa y sin miedo.
Ahora permanece en mi corazón,
sólo vacío y veneno.

Ley divina, mi esperanza,
mi consuelo en la noche.
Ahora, leo el espacio en blanco.
Me compadezco de mí mismo.

A ti, Dios, te hablo en silencio
sin fe, sin esperanza.
No hay paz, no hay amor.
Sólo el fuego de la ira.

En la oscuridad de la fe,
estoy buscando el sentido de mi vida.
Tal vez algún día
te encontraré de nuevo.

1 me gusta