Emulsión

Cómo llamar a ese sentimiento
esa rara emulsión de amor-dolor
esa lucha de imanes opuestos
(¿domor, odimor, amodio, amolor?)
a ese odio encarcelado por el amor
en barrotes que apapachan
a un fuego dentro de rejas de agua.

Aquel pantano donde florecen lirios.
Aquella luz revuelta en oscuridad que empenumbra.
Atascos en rutas señaladas con fango.

¿Cómo llamarle al dolor que llora risas?
¿A las risas con lágrimas?

Sin embargo, aún esa lucha feroz
suele ser, a veces,
bella como la lluvia con sol
(¡Amada, melancólica solilluvia!)

Es un traer el alma en agridulce
corazón y razón fustigándose mutuamente
flagelándose la espalda.

Un algo que es sopor
pensamiento somnoliento
ardor
prurito
cuerpo escaldado, ortigado.

Un algo que no se suelta pleno a los extremos.
Un Sí degradado a No, reversibles
odio arrepentido
amor reculando
peleando ambos en la misma trinchera.

Tomándose por asalto
felinos agazapados
tirándose al piso para fingir morir.

Un ser purgatorio andante
con dos pasiones vagando en pena
que no han podido morirse
en el pecho ya cementerio.

¿Como separar estos siameses
si comparten el mismo corazón?

Camisa de fuerza el odio, al amor.

Conjugación indeterminada, binomio irresoluto:
amor odiado
odiando con amor
odio amado
amando con odio.

Lluvia y fuego luchando en igualdad de fuerzas
agua incendiada
erupción volcánica en océano
dolor riendo
alegría llorando.

Amor,
con tantos motivos,
no te odio nada más por que te amo tanto.
Tonto de mí que te amo tanto.
Tonto de mí.
Tan tonto.

Todo cuanto me has amado lo has olvidado.
Todo lo que sentiste un día.
Todo es nada ahora.
Nada.

5 Me gusta

Buenísimo: el ritmo, los neologismos, la fonética… Muchas gracias por publicarlo, Jesús.

1 me gusta

Muchas gracias @David !

Celebro que te haya gustado y te agradezco la visita.

Buen día!

1 me gusta