Emily Brontë

Emily…

en una colina observa los oleajes de la niebla,
las tormentas en los mares del viento.

Está sola en estas inhóspitas playas del páramo.

La luz de la tarde se desmaya en la penumbra.

¿Quizás medita en el amor y en el caos?

¿O tal vez en las hogueras que se nutren
de las sombras?.

…Que se prenden en las tempestades de la infancia y en su desolación.

Emily…

¿Dónde encontraste a Catherine,… a Heathcliff?.

¿Con qué sangre regaste ese amor?.

¿Qué escorpión hincó el puyón de la enfermedad y del odio
en tu hambriento corazón?

Azota la locura el páramo, Emely sabe que la muerte está desatada.

Que los dos son uno,… y que uno no puede vivir.

…Mata a Catherine.

Deja que Heathcliff continúe… alimentando el rugido del desconsuelo,
del delirio, de la venganza…

A ella la espera la tuberculosis.

Emily…

El páramo como una tumba acoge tu secreto,
un secreto que los humanos no podemos escuchar,… al menos mientras vivamos.

7 Me gusta

Es un gusto leerte. Saludos cordiales.

Reitero mis gracias y el saludo.

Me has devuelto a las “moors” del norte, a la casa de las Brontë que visité hace años, a ese cementerio que veían desde las ventanas de su casa todos los días, a la oscuridad y belleza del lugar donde escribía… Gracias! Precioso homenaje :heart: :heart: :heart:

Me hace feliz que este poema homenaje a Emily, te regrese a un lugar tan especial. Seguro estoy que llegaste a sentir el espíritu de las Brontë. " los latidos telúricos de la poesía" como dice un amigo poeta. Ese sitio sin estar, se que lo tiene. Un calido saludo

Encantadora prosa!!!

Muchas gracias. Un saludo cordial.

1 me gusta