Elegía (romance heróico asonante)

La luna reverbera sobre el mar
llegó el atardecer y el sol se oculta,
los tonos encarnados de las aguas
encienden en mis ojos la memoria,
en tanto que mi juicio trastocado,
se aloja en este cuerpo, ya marchito
y anclado en las querencias del ayer.

Arriba, entre los cerros escabrosos
escucho en los silencios un clamor;
tu nombre, que atraviesa mi desierto,
los cielos y los mares se estremecen
¡un largo escalofrío me recorre!

Me fundo en el vacío más absurdo
mis ojos apagados nada ven,
mi espíritu se torna casi blanco
me late ansiosamente el corazón
prestándome a partir tras tu señal,
cuando una sinrazón mueve mi cuerpo
haciéndolo avanzar sin resistencia,
perdido entre las nieblas de mi mente.

Ahora que la tarde ya dormita
la luna ya copula con la mar,
puedo sentir, mi amor, tu fina estampa,
tu rostro tan amado, en mi interior,
brillando, como el bronce, poderoso.

Ahora que me atrapa esta locura
la pena que en mis ojos se hizo nido
le roba al firmamento tu latir.

      Águeda Molina2023

8 Me gusta

Guuuuaaauuuuu! Me ha encantado tu poema, agueda1234. Un saludo.

1 me gusta

muchisimas gracias por tu hermoso comentario

Precioso Romances
Se siente tu experiencia en lo clásico.

1 me gusta

Muchas gracias por tu visita y comentario; así es, llevo ya algunos años escribiendo este tipo de poesía. Un saludo