Elección vital

Huir de la comodidad a la que nos acostumbra el peso, la huella de la esclavitud
de su mullida dependencia estatutaria
hacia una libertad de incertidumbres
llena de una sin-necesidad de hambres.

Pudimos habernos quedado en Egipto
y ser los tristes pájaros que cantaban enjaulados; pero no…

Elegimos ser aves libres
que gorjean moribundas.

«Ser o no ser…»
Todo se reduce
a una simple elección
vital.-

Chane García.
@ChaneGarcia.

5 Me gusta

Lo importante es tener claro de que se huye, porque la libertad, es un acontecimiento finito delimitado por los vértices del pensamiento, solo así podría uno ser o renunciar a ser.
No es fácil declararse extranjero, el arraigo pega fuerte en las costillas. Saludos mastro Chane, me gustó el perfíl de éxodo que la ha dado a su poema.

2 Me gusta

¡Gracias por el comentario! Surgió casi sin proponérmelo porque mi intención originalmente era otra; pero, como el poema —mientras nace— se gobierna a sí solo, es independiente a la intención de quien lo escribe, él mismo tomó su propio derrotero y salió eso que vemos allí.

Por eso yo digo que, el momento en que un poema nace —independientemente de ti y de mí— es una entidad casi que con conciencia propia… que nos usa, precisamente para que con nuestras manos escribanas, la dotemos de cuerpo.

Saludos.

2 Me gusta

Excelente poema amigo. Da para mucha reflexión y para su observación desde distintas lentes.

Si bien el éxodo bíblico palpita fuerte entre líneas, también está la perspectiva del ya tan famoso “salir de la zona de comfort” para ir y arriesgarse al cambio, a los cambios, atreverse y alcanzar nuevas cimas, vislumbrar nuevos horizontes y todos sus etcéteras !

En fin, da para mucho reflexionar tu poema ! Es excelente !!

2 Me gusta

:clap: :clap: :clap:

1 me gusta

Allí ya hubo una elección vital par el poema. Dejar que el instinto tomara el control y derogar la norma es una elección importante, sobre todo en estos tiempos de eminentes literatos que comparan el acto poético con manejar un carro, aduciendo que no se puede manejar sin normas ya que eso induce al caos. Yo digo desde mi oceánica ignorancia, que confunden el caos con la anarquía, porque en la poesía preexiste el caos de la existencialidad en lo impredecible, en lo hipotético, y por otro lado surge la orden del subconsciente. Estás dos fuerzas equilibradas, ya son un principio. En la anarquía no hay principio ni apriorismo, solo un fin. De todas formas es prudente oír otras veces (no solo la mía) como la de @AljndroPoetry o @JDuque y la misma suya @alexander_garcia_197 a ver qué opinan al respecto.

2 Me gusta

Completamente de acuerdo con tu disertación mi estimado @ludico1964. No pudiste haber reflejado mejor mi punto de vista.
Respecto a lo que cito arriba, quizá deba abundar en que nuestra función para ser santuario donde desove la poesía, es que debemos adiestrar, ejercitar, el instinto, que en términos racionales sería la inspiración ya que la primera es más somática, genética (por lo tanto más difícil) y la segunda es más pensante. No olvidar nunca que las normas son medios para lograr el fin. Estas son relativas al tiempo y espacio, la poesía no. La palabra no debe arrancarnos la poesía sino la poesía la palabra, o la obra poética si hablamos de todas las bellas artes. La idea no es poesía, incluso la originalidad no lo es tampoco, necesariamente. La poesía es algo así como recibir ideas de Dios, o del Universo, según concepto de cada cual, y humanizarlas. Y allí hay entropía, que es la anarquía física. Y dentro de todo eso hay verdades. Grandes verdades que contrastan con el espíritu humano, con las pasiones, con el sentimiento, la debilidad y efimeridad. Y de allí surge la poesía.
Y luego viene el gran tema y discusión del Determinismo, el Justo Medio. Ufff, hay para tanto con este tema de la libertad, la elección, la poesía.

Y como es hora de ir a donde asustan (a trabajar), ahí los dejo, complacido de haberlos leído y entendiendo que en esencia, coincidimos, estamos alineados.

Abrazos!

3 Me gusta

Concuerdo en definitivo tanto con mi estimado amigo @ludico1964 , así como mi entrañable cuate poético @JDuque , ambos tan distinguidos e ilustres escritores.

Y opinaré un poco por otro lado.

Primero, el libre albedrío, que según algunas corrientes científicas, es meramente una ilusión. Es una hipótesis que defienden algunos sectores de la ciencia. Pero me inclino por aquellos que tienen la hipótesis de la libertad de elección como un atributo verdadero del ser humano.

Y ya sea que elijas seguir una norma, o una idea preconcebida al escribir poesía o que decidas que la pluma tome vida y escriba lo suyo propio, como le de la gana, de cualquier forma eliges, de cualquier forma expresas una libertad. El no elegir entre varias opciones es de por sí una elección.

Sobre escribir poesía entonces, que si con formato, que sin con norma, que sin con un objetivo claro, que si dejando fluir la inspiración, no coartarla y dejarla seguir los derroteros que esta guste… yo gusto de todos los modelos. Y es un acto distinto de escribir para mí según elija si regirme por la norma y formato de algún estilo poético clásico, o dejarme ir a lo libre al 100%, en un modo anárquico o hasta caótico como bien mencionan mis amigos, de allí que yo gusto tanto la frase “Caos exquisito” (título de primer poemario) :wink:

Según sea mi elección me siento como poseído por un ente distinto que guía mi pluma, cuando voy a lo totalmente libre es el subconsciente, y ese se extiende, se expande, se infla, explota, derrapa, se derrama como bien guste y plasma cosas que a veces a mí me han parecido mis mejores poemas, opininión subjetiva por supuesto, compartida a veces por otros colegas y amigos, y debatida y opuesta otras veces, por aquellos que aman la poesía y saben leerla y sentirla, pero tienen otra perspectiva en ese momento. Y cuando voy por el formato y la norma, hay otro ente, uno cuasi-científico, que gusta de aplicar una receta, un algoritmo, una fórmula cuasi-matemática que produce un producto que generalmente me parece totalmente distinto y que a la larga llega a gustarme mucho también. Pero son resultados muy distintos, pasando por procesos muy distantes uno de otro. Pero en todos los casos lo disfruto de buena manera.

En fin, ya hice un testamento de esto. Disculpas por robarte tanto espacio estimado @alexander_garcia_197 .

Un abrazo a todos y mi admiración a cada uno amigos poetas !!

3 Me gusta

Ese maravilloso poetazo venezolano —lamentablemente fallecido no hace mucho— como lo fue Armando Rojas Guardia, él escribió un ensayo donde explicaba su tesis filosófica del por qué y cómo hay que «Vivir poétivamente»; pero… ¿¿Qué coño es vivir poéticamente!!, porque lo poético —para mí— tiene que ver con la verdad, lo hermoso —sea lo que sea que esto signifique— y por ende con lo estético… pero definir tajantemente lo que significa eso de «vivir poéticamente» es imposible porque lo que es poético, para cada quien, es una cosa. Aún no me he leído ese ensayo… ¡¡Es que no lo encuentro!!

¡Gracias!

1 me gusta

Mire, Sr. Alejandro, usted puede robarme cuanto espacio usted quiera ¿Oyó?, porque —para mí— es sencillamente una delicia leer las cosas que usted escribe… —no debería decir esto porque quedo mal parado; pero… Yo he llegado a temblar —léase: escalosfríos sabrosos llenos de placer— con poemas suyos y me digo entre mí: «Si este carajo me hace temblar tan sólo con un poema… ¡¡Coño e’ su pepa!!, tengo que evitar el llegarlo a conocer en persona» je, je, je… Marlin Violeta Martínez, una morenaza de ojos verde-gato con un madre culo espectacular, en una oportunidad escribió un poema acerca de su padre —estando en las escalinatas del Unicentro El Marqués, mostró el poema en letra manuscrita—. Yo he leído el poema y los ojos se me aguaron porque hice clic con lo que ella estaba diciendo allí.

Me tocó una tecla deshabilitada y todo lo que tú te deshabilitas, cuando lo medio tocas, ¡¡duele!!

Marlin tiene ese sabroso estilo poético de que ella escribe sus poemas o más bien, su prosa poética y a ti te da la sensación de que estás leyendo un diario ¿¿Sabes??, tiene un estilo epistolar.

Bueee… Hasta aquí nos trajo el río.

Saludos.

1 me gusta