El verano

Cuando llega el verano pareciera que todo llega a una cima.

La flor del ciruelo se vuelve fruta,

las laderas de vides se vuelven mosto,

la gestación de la primavera en los pinceles

se vuelve cuadro de exuberancia agostada.

Incluso los besos soñados revientan de sazón

y se vuelven húmeda vehemencia en la boca del amante.

Es una fiesta de cúspides, el verano,

un apogeo de dioses griegos jugando al olimpo

en nuestra tierra ávida de dar.

De dar fruta, de dar amor, de dar caminos al navegante

y panes recién horneados al expósito de manos abiertas.

Es un espectáculo de culminación el verano.

Una explosión de colores en las copas de los árboles,

una tez joven y dorada inventando la arena atónita de la playa.

Un beso con olor a trigo donde da a luz el solsticio,

donde la preñez se vuelve cosecha para la vida.

Surcos de colores gritones para la vista,

olas adolescentes de rompiente para el oído.

Silencios de silencio para el que sabe escuchar.

Es una estación de llegada, el verano.

La llegada a la paz de un trino de amanecida tras la ventana,

esa sonatina fiel que escribe palabras inventadas en el pensamiento.

Y te deja ser.

Es una estación de llegada el verano.

9 Me gusta

Bienvenida a Poémame.

¡Saludos!

1 me gusta

¡Muchísimas gracias!

1 me gusta

Me encantó esa explosión del verano, me llevó a los pueblos de mi Castilla, pese que alli el mar no es azul.
Un abrazo :hugs:

1 me gusta

Bienvenida a Poémame poetisa.

1 me gusta

Preciosa eclosión de pleno verano… :yellow_heart: :yellow_heart:
Bienvenida a Poémame, compañera!

Saludos, Rosa. :rose: :rose:

1 me gusta

Precioso poema, Rosa.
Sé muy bienvenida, compañera :blush::bouquet:

1 me gusta

Saludos cordiales!!

1 me gusta