El Sueño de Blake

No puedo dejar de pensar
si algunos somos hijos subsidiarios de la Vida.
Y unos nacen para el dulce recreo,
y otros para la noche eterna,
como cantó el Poeta.

Aquel velo, ¡Que me tape ahora!
No quiero ver más.
No pretendo saber más.
Me ha enseñado el Mundo
que lo odioso es lo más digno,
y que la Belleza
borra todos los pecados.

Prefiero la Ceguera dignificante
a la Visión engañosa,
Y sin embargo,
no reúno el coraje
para quitarle el broche a Yocasta
y punzarme los ojos.

¿ Quién podría culparme de cobardía?
Fui rey en Tebas, y basta.

7 Me gusta

Da para reflexionar tu poema!

Gusto leerte en este nuevo capítulo de Poémame.

1 me gusta

Bueno poema, muy filosófico compañero!!!

1 me gusta

Gracias por las amables palabras! Seguimos al pié del cañon :slight_smile:

1 me gusta

Gracias a ti por leerme! Esperamos (plural mayestático) continuar en esta nueva etapa con buen pie. :slight_smile:

Siempre el eterno dilema, nos hacemos o nos hacen.
Me gustó el poema :laughing:

1 me gusta