El pecado de existir en el verbo

El agua es vértigo en este desierto,
nada es cierto, sin embargo
existen flores y amores.

Otras causas proceden a su fiel efecto,
el firmamento de las lunas del mundo,
poseídas por los vigilantes universales.

Los verbos reposan en las hojas o en el viento;
en el inhóspito yermo congelado,
donde los ángeles habitan, y los primaverales
inmutables como una mar risueña
nacen en la turbante noche,
despertando una quietud ensoñada,
sentir de extrañado vendaval,
un maleficio del querer.

Un libro pactado.

Ah… el pecado de existir en el verbo.

9 Me gusta

“… existir en el verbo” - Tremendo poema de principio a fin.

1 me gusta

Gracias, me alegro que te haya gustado. Un abrazo! :wave:

1 me gusta

Uff ese pecado de existir en el verbo, donde nada existe en su totalidad, filosóficos versos!!!:clap::clap::clap:

1 me gusta

Gracias, me alegro que haya sido de tu agrado. Abrazo :slightly_smiling_face:

1 me gusta

Maravilla!!! y qué final, Ramiro!!! :heart: :heart: :heart: :clap: :clap:

1 me gusta

Gracias Tali, me alegro que te haya gustado. Un abrazo :slight_smile:

1 me gusta

Tremendo, ¡Tremendísimo! Convoca desde el mismo título y luego emociona, enardece los sentidos y perturba la fé. :clap::clap::clap::clap: Aplaudo.

1 me gusta

Muchas gracias por tu tiempo, por responder tan amablemente, me alegro que te haya gustado. Espero te encuentres bien, abrazo!

Gracias por tu respuestas y tu tiempo. Me alegro que te haya gustado, saludos :slight_smile: