El necio lúcido y feliz se siente

El necio lúcido y feliz se siente
revolcándose a gusto en su ignorancia,
dándose por los morros importancia
por si la breva surge de repente.

Pues persiguiendo parecer valiente
si le traiciona el miedo de la infancia,
exhibir no podría su arrogancia
sonando su actitud incoherente.

Por eso le sonríe la mentira
al diablo, que al acecho está de todo
cuanto a nuestro cerebro preocupa,

pues bien sabe que todo el que delira
pesadumbre le da salir del lodo
temiendo se le suban a la grupa.

3 Me gusta