El mar

                  I

Se sentó a la orilla de la roca para observar
el espectáculo del mar,
acompañada del silencio
que precede a la tempestad.
Con ímpetu llegaba hasta la orilla,
subiendo sin escrúpulos por tierra firme;
humedecía la fina arena que reposaba
ardiente bajo el cielo naranja,
dejando marcas de espuma blanca
que, en los granitos del suelo,
penetrando ensueños
nunca se irían.

                 II

Bajo el manto negro del expectante cielo,
fiel testigo de este desvelo,
le regaló musa
y un canto que rima
con la nostalgia infinita
que, en su mirada palpita,
añorando se extiendan
los hilos del tiempo.

                 III

Pero,
como todo lo bueno que pronto se acaba,
el momento llegó.
A la tórrida arena
que, con tanto amor abrazaba,
el mar la besó;
y erosionando todo a su paso,
bajo el crepúsculo,
sin decir nada, se despidió.-

10 Me gusta

Letras que me ofrecen una contemplación serena ante la inmensidad del mar.

Verso a verso vas desvelando el paso del tiempo y la belleza efímera de la naturaleza.

1 me gusta

Una hermosa y serena manera de versar. Un gusto leerle.

1 me gusta

Escribes de una manera maravillosa. Tus versos son bellos…

Saludos

1 me gusta

Precioso! :clap: :clap: :heart:

1 me gusta