El libro ciego

Se queman las pálidas arenas
cabalgadas por versos negros,
en el sueño, está el hombre y sueña
que despierta y sus ojos abiertos,
blancos como el alma de libros,
que recuerda cuando está durmiendo.
Así en su laberinto alados perros,
azules de noche encendida,
muerden el lomo de un tomo viejo,
en la biblioteca de su despedida.

7 Me gusta

Precioso poema compañero :clap::clap:

Gracias compañera, me alegra que te guste. Abrazo.

Uf! q bueno está!
como plasmar esas incongruencias y paradojas que nos ocurren en noches de desasosiego, noches de sueños extraños !

Buenísimo !

Gracias Alejandro, esto fue una inspiración después de haber leído un poema que Borges dicen escribió dormido o en un sueño, Borges estaba prácticamente ciego de adulto, entonces elucubraba el sueño de un no vidente y cuando se despierta si seguiría soñando.
Nada, me sirvió para ampliar mi imaginación. Un abrazo

1 me gusta

ahhh Borges, es genial ! ya veo de donde la inspiración, definitivo!
te ha quedado redondo !

1 me gusta

EIN TRAUM

Lo sabían los tres.

Ella era la compañera de K

afka.

Kafka la había soñado.

Lo sabían los tres.

Él era el amigo de Kafka.

Kafka lo había soñado.

Lo sabían los tres.

La mujer le dijo al amigo:

Quiero que esta noche me quieras.

Lo sabían los tres.

El hombre le contestó: Si pecamos,

Kafka dejará de soñarnos.

Uno lo supo.

No había nadie más en la tierra.

Kafka se dijo:

Ahora que se fueron los dos, he quedado solo.

Dejaré de soñarme.

1 me gusta

Para ti Alejandro. El poema soñado por Borges.

1 me gusta

Uffff … Qué bueno está eso! Me recuerda uno que otro poema de Octavio Paz, de esos de argumento circular y paradójico !

Buenísimo Juanca !
Gracias por compartirlo !

1 me gusta

Me ha encantado. Creo que tengo poco más que añadir… buenísimo poema.

1 me gusta

Gracias Ze, me alegra que te encante. Agradezco tu comentario.