El charco

Sobre las escaleras
hay un charco y no es agua.
Corren los hombres de blanco
con la bolsa negra
tratando de no pisarlo
aunque a ella, ya no le importa.
Hace tiempo la miraban con admiración
era libre, y hermosa.
La calle florecía a su paso
hasta que un mal llamado “amor”
la metió en una pequeña maceta
haciéndola creer que era suya, solo suya.
Hoy hay un charco en la escalera
y no es agua.
Corren los hombres de blanco
con la bolsa negra
tratando de no pisarlo
aunque a ella ya no le importa.
Donde la han puesto, solo hay silencio
aunque lo rompan los aplausos
de fuera.

7 Me gusta

Qué maravilla y qué gran poema! :heart: :heart:

1 me gusta

Me encanta ese silencio que haces resonar

1 me gusta

Como siempre, muchas gracias

1 me gusta

Muchas gracias por su amable lectura