El cáliz de tus manos

Mudo ya de la vida ya pasada
viejos cielos que perdieron
su luz y sus estrellas;
a un lado, los caminos recorridos
huellas dormidas en la tierra

Ávido de la vida que aún espera
de un sinfín de palabras por contarte
llegadas a veces, a deshora
paraísos desnudos esperando por el beso
cielos de junio aún por despertar

Un canto en el aire me trae tu nombre
como un manantial, como un murmullo
venido de mis sueños más antiguos
recalando en mi vida a la hora justa
nacido de un amor sin fecha ni memoria

Dulce olor a primavera
golpeándome en la noche
derrota de mis vencidos labios
ungidos como aceite sobre el lecho de tu piel
como aroma de las rosas
vertido en el cáliz de tus manos

2 Me gusta