El ángel blanco me besa

Bésame ángel blanco, hechizo del empíreo cielo;
en tus auroras boreales calmo mi anhelo.
Tu amor es constelación Hidra,
gigante, espacial, eterna…

Aura divina,
sol blanco que estremece mis novilunios,
tu cal penetra hasta mis huesos.
¿Volarás de tus cielos sempiternos?
¿Bajarás por mí de tus altos aposentos?

Alma incorpórea,
muéstrame tu *killa de amor,
dame tu Valium sedante.

De tus alas, flores poesía,
regálame perfumados versos,
compresas de cielo que calmen mis ansias;
expande en mí, tus cúmulos de energía guardada.

¡Yo quiero probar tus besos alados inmortales!
Esos, que no se mueren con el tiempo, tirano, terreno,
esos que tienen aroma de cielo sempiterno.

Nieve caliente cae de los Alpes
cuando tú me besas,
el alma se hace capullo de rosa fresca.

El azúcar de nuestros velos
se diluye en vasos de amor incorrupto,
lo terreno se evapora,
mutamos en celestes astros.

¡Ven a mí, ternura cósmica!
Dispara tus flechas divinas a mi corazón.
No tengo tus alas místicas,
pero te entrego
mis caricias terrenas sinceras
en un cofre de humildad;
ellas me elevan hasta tu cielo.

Soy un planeta oscuro sin tu luz,
bésame y haz conmigo un nuevo génesis;
renueva mis florestas,
eclosiona en mis gemas terrenas.

En nuestro disco celeste
circula constantemente el amor;
somos aura conjugada
terrenal y celestial;
una sola fuente de ternura.

¡Maravilla, maravilla!
Miel de dulzura cósmica
burbujea en nuestras bocas
cuando nos besamos.

Yo soy tuya
tu eres mío;
un solo cuerpo celestial fusionándose
en sol de eternidad.

*Killa: en quechua es luna.
El beso, es un grupo escultórico de mármol blanco realizado a finales del siglo XVIII por el artista italiano Antonio Canova.

4 Me gusta

Hermoso ruego a los cielos. Un saludo Edith

1 me gusta

Gracias Ruache

1 me gusta