Dormido

Me pregunto si serás
para siempre mi tortura.
Si he de ir
trazando el camino
con el fuego de tus ojos
quemándome los pies.
Si he de sentir
el hielo de tus manos
congelándome la espalda.
Una mirada,
una palabra,
un beso.
Basta tan poco.
Caminando entre las hojas
del destino
preguntándome por qué
tomé este camino,
me muevo a tientas
a oscuras,
sin sentido.
Doy un paso a la vez
procurando no caer.
Tu voz se me escapa
entre los pinos
con su tupido follaje.
Te hablo
y no me hablas,
te miro
y no me ves.
Ausente,
silente
dormido…

9 Me gusta

Muy buen poema
Me gustó
Excelso

1 me gusta

Excelente poema. Bellas imágenes adornando los versos. Un gusto leerle.

1 me gusta

Gracias @adame.vm amigo. Honor que me haces…

1 me gusta

Muchas gracias @luciagomez1956, gracias por pasar por aqui

¡Qué bonito es leerte! :heart:

1 me gusta

Qué belleza !!!y qué final !!