Donde se desnudan las estrellas

No sé en qué esquina
se desnudan de sus años las estrellas.
Ni he perdido el tiempo
pretendiendo alcanzar lo que
por conocimientos y estatura no alcanzo.
Se me ha roto el alma
cada vez que he amado
sin saber si me amaban
y aún sabiendo que no lo hacían.
Todos los horóscopos me negaban.
Todos los globos volaban en dirección
de otros vientos.
Lloré y grité contra la vida
a fin de cuentas yo soy como la mayoría
ignoro en qué esquina doblan las estrellas
las luces de la fortuna, ni en casa de qué constelación
el amor se abraza a la pasión o a la ternura.
No he cerrado el armario de lo mejor de mis
sentimientos, ni he guardado en naftalina
la capacidad de ver y desear acariciar la belleza.
He aprendido a beber y apreciar
el cóctel de la soledad
y disfrutarlo sin dejar de sonreír.
Soy una mujer de mi tiempo
de este tiempo de pasión sin barreras
aunque es cierto que no sé en qué esquina
se desnudan de sus años las estrellas
ni ya me ocupa ni preocupa saberlo.

9 Me gusta

Este poema desnudo me encantó, Mabel.
Hay ya muchas cosas que no nos preocupa saberlas…
Un abrazo.

1 me gusta

Me alegra mucho que te haya gustado. Muchas gracias por tus ánimos.

1 me gusta