Distancias

Hablamos de un desalojo -
dos extraños mancebos y locos,
inmorales y acordonados,
almas sabias que se reencuentran,
una tibia canción reventando otro bajo,
las preguntas, los días,
la cabeza y la piel.

Que lindo fue otra vez ser niños
un doble sentido
y juntos por siempre,
In fragganti, forasteros,
chubascos desmesurados,
opuestos y la lúgubre muerte
envidiando un simple atajo
y despechada de tanta fragilidad.

Te quiero
y eso solo son más colores
al arcoíris,
humo de cera,
livida apnea,
y como divaga el agua salada,
mi vida es otra por ti
para ti, y desde lo más sagrado
mil demonios que bailan
en un mundo raro
un pequeñísimo rato
y lo único que jamás cambiaría

5 Me gusta

Hermoso, amiga.

1 me gusta