Disparar y esconder la mano

Su proceder inhumano
ha de pagar quien proceda,
si a la humanidad enreda
ejerciendo de tirano.
Fácil que se sienta ufano
masacrando así inocentes,
justo por todos los frentes
donde impone su armamento,
sin decir jamás lo siento
mientras asiste a sus clientes.

Que el yanqui vende cohetes
y luego esconde la mano,
gesto tan ruin e inhumano
que invita a darle cachetes.
Ojalá que con grilletes
le veamos en la trena,
que sin sentir mucha pena
verle ya querría hundido,
por tenerlo merecido
si a pagar se le condena.

Aquí manda don dinero
donde su criterio impone,
e igual da que se razone
cuando no se admite un pero.
Así es como el usurero
arrincona a sus vecinos,
como si fueran cochinos
al no contar con avales,
al verles como animales
que han errado sus caminos.

2 Me gusta