Diana de dardos

Como en un ponceo de luces túlipas
velado por el tamiz de las cortinas
la claridad viene talqueando las sombras…
Me despierta
y al abrir los ojos
una diana de dardos me vigila
huérfana de aguijones.
De simetría perfecta
radiante
su alternatividad ajedrezoide
me recuerda al puercoespín de un sol naciente
enmarcado en un par de halos concéntricos
como si se tratase de las aureolas
de una doble santidad incrustada
una… dentro de la otra.-

Chane García.
@ChaneGarcia.

5 Me gusta

“y al abrir los ojos
una diana de dardos me vigila
huérfana de aguijones.”

Estupendo poema, perfectamente logrado
¡Enhorabuena! :sunflower: :sunflower: :sunflower:

1 me gusta