Deuda

Recuerdo las tardes abrazados en la tierra seca.

El principio y el fin de nuestros cuerpos impresionistas,

la noche encharcada y brillante,

los cristales sudando lágrimas de escaso tiempo infinito…

Ahora sé que te debo estas palabras.

Te mereces una habitación en mi casa y que acune en mi memoria el plano del laberinto donde
nos perdíamos aquellos días cobardes. Cuando tu cuerpo era un escudo. Cuando silenciabas
monstruos con besos mientras te arrastraban al inframundo.

Ahora que te agradezco el silencio y las pretéritas preguntas.

Ahora que en vano observo la lluvia, el sol de mañanas tardías y la reflexión violeta del ocaso en
las ventanas de esta ciudad desorientada, miro tu sonrisa imperfecta y te regalo mi olvido, mis
deseos de feliz año nuevo, de feliz cumpleaños y un me alegro por ti melancólico y satisfecho.

5 Me gusta

Hermoso poema con bellas imágenes!:rose::rose:
Saludos, Teresa!:heart_eyes::heart_eyes:

1 me gusta

Deuda saldada !!! :clap::clap::clap:

1 me gusta