Destino de dioses

Gigante el viento que nace de una semilla
de holograma fracturado; constante, débil
feroz, tremendo, alado…
habitante improgramable y cuidado trasparente,
toma cuerpo con la lluvia
y mezcla de arena ardiente…

Enorme, silbando por las esquinas
canciones de terciopelo,
a cada quien, cada año, sin saber si volverá
a escribir su partitura,
rajarse en más, si quisiera…
simún, tramontana, cierzo, polar, ábrego, solano…

Ciclópeo eterno, ejército sin soldados
hubo de darle algún nombre…pero podía ser fuerza,
tempestad, furia sublime,
calma, de leve apariencia…
porteador llevando almas,
libre por necesidad.

Mece con lujuria plena las olas inhabitables,
descansa solo si es aire,
relevando a jirones la alegrías y penas
en sus viajes sagrados…
hijo de cielo y averno
nace y muere cada tarde.

El viento de todas partes,
en ninguna , a cada poco,
a veces se vuelve loco destrozando soledad,
varando al mundo a su antojo,
congelando la tristeza,
casi prohibiendo piedad.

Viento de poetas locos,
trastocados por aullidos necesarios del amor;
té caliente de la tarde
en dunas inquebrantables que tapan mapas prohibidos…
Viento destino de dioses,
Despertándose, sin albas.

Amor y odio en un verso.
Movimiento que no para
sin detener universos…

Pedro…de momento. Septiembre, por fin…de 2023.

5 Me gusta

Agradecido por tu valoración que estimo.

Buen domingo!

Saludos

1 me gusta

Maravillla! :clap: :clap: :clap: :heart:

1 me gusta

Gracias, Marta…

En esta respuesta te agradezco todas las veces que me lees y opinas.

Abrazo

1 me gusta

Bonito poema, Pedro, con un logrado final

1 me gusta

Agradecido por tus comentarios y tiempo que me dedicas.

Saludos

Qué potencia y plasticidad las imágenes del poema, los versos que tanto nos atañen. Muy bueno. Saludos.

Muchas gracias por tus apreciaciones que valoro.

Saludos

1 me gusta