Después de la lluvia

Después de la lluvia
el agua escurre
en riachuelos aceitosos —agua iridiscente—
dibujando caprichosas formas de arte
imposibles de reproducir por la mano humana.
El arte —así como la naturaleza—
siempre está allí
y sólo se nos apocalipsa
al pasar el velo de la lluvia.
Hay algo en el agua
que revela a los sellos ocultos
marcas acuosas que siempre están presentes
ocultas
mirándonos calladas
desde el refugio de lo seco.-

Chane García.

7 Me gusta

Me pareció bien poema muy hermoso, Chane! Un abrazo!

1 me gusta

Inspiradores y hermosos versos. Saludos cordiales.

1 me gusta