Despierte, princesa

Despierte Princesa
de su edén y fantasía,
que en su fortaleza han irrumpido
despiadados mercenarios.

Que se resguarden las arcas,
y reserve la sonrisa,
que ante su bondad infinita
se encuentran miles de adversarios.

Aún así abrió usted las puertas
y con ellas su alma crédula,
frente a tantas advertencias
rióse con descaro.

Dio cordial la bienvenida
y bajó así la guardia,
en tan solo unos minutos
todo habíase consumado.

Descanse ya Princesa
que ha tenido un día largo,
ha de enjugar sus lágrimas
y mantener la frente en alto.

No pierda la esperanza
ni abandone la cordura,
así se pierden las gentes
ante la vida cruel e injusta.

Proteja ahora al corazón
y gobierne con cautela,
que no vive en un mundo de ensueño,

pero tal vez,
vale la pena.

3 Me gusta

Qué bueno leerte de nuevo, @Melodia.

Gracias por compartir tus versos!!