Desgajar días dulces ("Il dolce far niente")

Epígrafe:
«Desgajar los días dulces,
en sus minutos perfectos,
y acomodarte a cada uno…
crecer en cada uno…» (Hortensia Márquez - @horten67).

Sí, eso suena a despellejar hábilmente con tu asperosa lengua, las blanquecinas membranas que enmayan
en mesocarpio cítrico —o sea, las fibras blancas— encapsulando así, en un embolsado desorden, anforillas de auriginosa pulpa.

Siempre he creído, que un hespérido, es esa fruta poma bruñida de oro, donde, de alguna manera, se encierra el zumo del Sol.-

Chane García.
@ ChaneGarcia.

5 Me gusta

Gracias por citar mis versos.

No sé qué decirte, lo de despellejar se me hace difícil de digerir.

Curiosa tu forma de interpretar mis versos.

Un abrazo compañero.

1 me gusta

No, gracias a ti.

Si eres hedonista y te gusta saborear la lentitud de un orgasmo, entonces, aprendes a despellejar sensaciones, a buscar debajo del abajo… Despellejar lo interpreté como escudriñar… siempre en busca de nuevas formas de exprimir lo sabroso.

Saludos.

1 me gusta

El Zumo del Sol.
Hoy lo tomé y es vital.
Hermoso poema.

1 me gusta

je, je, je Yo no sé por qué; pero las sensaciones sinestésicas son algo demasiado arrecho, o sea, tú no te explicas como un nítido vaso de vidrio lleno de zumo de naranja recién exprimido, te hace pensar la materia de una solaridad líquida, la cual te la bebes… ¡Es una vaina de locos!

Hay ciertas palabras o frases —presentadas en un determinado orden— que, cuando las leo, me provocan en el cuerpo el sabor de lejanas impresiones infantiles… ¿Sabes, no? Placeres arcaicos sepultados en la hojarasca de la memoria y que, ya de adulto, de vez en cuando aflora otra vez.

(Aquí, me vas a perdonar lo prosaico y escatológico de lo que voy a decir; pero es la verdad):
Son sensaciones vinculadas a placer anal —no confundir con coito anal—. El placer anal se refiere a ese alivio que se consigue tras haber mantenido retenido en ti, algo que pedía salir… es por eso que, cuando tenemos ganas de orinar o de evacuar las heses, produce una sensación de placer (de desahogo más bien) cuando por fin estamos ejecutando el acto o ya lo hemos finiquitado… De ahí que hay gente que refieren de que… “No hay cosa que más se disfrute que echar una buena cagada” je, je, je ¡¡Y es que es verdad!! Fíjate: los cuatro placeres básicos de la vida son: dormir, comer, follar y cagar, porque, innegablemente son actividades que nos reportan distintos tipos de placer. ¡No hay cómo dormir corrido toda la noche y si es domingo, levantarte tarde, por ejemplo, sin que nadie venga de inoportuno a tocar la puerta! Ese tipo de placer uno lo ha sentido desde la infancia.

Hay ciertas frases específicas que, al oírlas, me producen una especie de placer primario… un placer parecido a la tranquilidad del confort de saberte abrigado en la calidez, mientras afuera ves caer los fríos goterones fiébricos de la repentina llovizna… esa es una forma de placer, contemplar la frialdad experior desde el confort de lo cálido.

¡Ay, mejor me callo! Siento que estoy hablando mucho. ¡Gracias!

¡Chao!