Desde un silencio

Entre cada cosa
entre ir hacia el peligro
o hallar unos ojos de paz,
hay un delgado mar de olvido.

Así también tú estarías ahí
así también te habrías vuelto nada
o nunca
o vacío interminable.

Quiero esta tarde casi extinta
para recordarte
desde esta ola de paz y muerte.
Desde la yedra
y el cimiento azul en los que voy.
Quiero el corazón lúgubre
que nos habita,
separado por horas y distancia gris.

Pero tú, amor mío
no eres olvido ni muerte,
no sé nombrar la sangre
convertida en beso ausente,
ni al amor latiendo en una tumba
ni cuando habita
en el vértigo y la euforia.
Pero tengo un violin
quebrantado en el pecho
cuyas cuerdas son azules
y de sangre poblada y solitaria.

Si el alma no pesara en el anhelo
dejaría esta breve luna
entre tus manos.
Así también habría perdurado
este astro
de cristal y pensamientos
que vive entre ceniza y eternidad.

4 Me gusta

Magnífico poema, unos versos
bellos y exquisitos! :blue_heart::blue_heart::clap::clap:
Me gustó mucho!
Saludos, Alessandro.:rose::rose:

1 me gusta

Gracias María
Saludos :sunrise:

1 me gusta