Decúbito en el silecio

Decúbito en el silencio, el tañer de los recuerdos nos prometen la existencia misma,
estamos ahí, fibrilado la respiración y la inconsecuencia.
estamos ahí, decúbito en el silencio.
Entonces, quizá; la brusquedad de la telúrica introyección que padecemos
es el ensamblaje artístico de nuestras iris,
el mutismo selectivo del amor a veces padecido.

Aquí, no somos más que dos luciérnagas conscientes
que al unísono, prenden su luz simultáneamente,
dos grafemas sin sonido, intentando susurrarnos el tormento.

Decúbito en el silencio, somos el reflejo de las aristas del pasado
Intentando formar nuestros vértices confusos para elucubrar geometrías de otro planeta.
Estamos ahí, místicamente,
resolviendo lo inefable.
Estamos ahí ataráxicos…etéreos
Estamos ahí…de cúbito en el silencio.

2 Me gusta