De nuevo sangra

De nuevo sangra,
la herida en el costado,
y no la siento.

Sangre que surge
en busca de la vida
mientras se muere.

Sangre sencilla,
no está contaminada
ni adulterada.

Pero me duele
el ver como se escapa
y cae al suelo.

Riega las flores
sedientas de caricias
y de miradas.

Y allí se quedan
la sangre y los recuerdos.
¡Sueños eternos!

Pero otra sangre
renace por las venas
y me renueva.

Ojos y labios,
suspiros y latidos
y las sonrisas.

El corazón,
con sangre renovada,
sigue latiendo.

Rafael Sánchez Ortega ©
10/06/20

3 Me gusta