Danza íntima

Las brasas de la distancia,
las favilas de la memoria,
a lomos de cualquier luz
de vana esperanza.

Y el yo olvido y el yo latido
combatiendo como feroces enemigos
en las entrañas de otrora añoranza.

Desde el sentido común me despeño
hasta el fondo del sinsentido,
al amor propio me encuentro
herido de muerte,
al propio sentido.

Otra vez asciendo
por el ahogado incendio del deseo
y menos deseo;
el más y el menos
juntos de la mano
ardiendo.

El yo apátrida y el yo ateo
se abrazan al yo huérfano,
la desgana y la ambición,
la levedad y la nostalgia
danzan sin mañana
ni corazón.

8 Me gusta

Bellas reflexiones en esa danza del pensamiento…tormentas del alma.

Abrazos, de nuevo, mi paisano! :heart_eyes::hugs::kissing_heart:

1 me gusta

Wow… Me ha encantado esta danza con uno mismo.
Me quedo aquí…

:clap::clap::clap:

1 me gusta

Guau, qué gran poema!! Y cómo llega aquí ese final…! :clap: :clap: :heart:

1 me gusta

Mucha gracias Maria perdona el retraso en contestar.

1 me gusta

Muchas gracias Walli, saludos cordiales

1 me gusta

Muchas gracias @Tali , un abrazo.

1 me gusta