Damas

Estoy en la cama
con una dama
Y ¿Quién será esa dama?
que no quiere salir de mi cama
Y es bella la dama
dama y ama
ama de corazones
que con sus pezones atrapa
y exahusto te deja
mientras ella,
rehuyendo de su
educación de dama
quiere seguir en la cama
sin comer ni beber nada
Y tú, con hambre y cansancio
te preguntas como llegaste
a conocer tal dama
que tan apurada de placer estaba
a pesar de tener todo lo
que se le antojara.
¡ Ayyy! Damas hay
que, a pesar, de tenerlo todo
no tienen nada.

4 Me gusta

Melódico y hermoso poema. Saludos cordiales.

Muchas gracias Sinmi.
Saludos.