Cursivas, negritas, comillas

Las cursivas
se recuestan unas con otras
como en relajada flojera
de una informal camaradería
se le siente frescas
relajadas.

Las negritas
son impertérritas
sin ser flacas, enjutas
de un gordo-seco
gruesas y formales
con esa pesadez
de las cosas
que al decirlas deben dar miedo.

Las “comillas”
—entrecomilladas—
son sujetas
con el mordisco
de sus propias esposas.-

Chane García.
@ ChaneGarcia.

4 Me gusta