Cubrí anoche

Cubrí anoche,
tu cuerpo con el mío
para sentirte.

Tenías frío,
decías susurrando
y te abracé.

Luego miramos
la luna y las estrellas
desde el jardín.

Allí estuvimos
minutos que recuerdo
y que no olvido.

Vimos la magia
del cielo y de la noche
junto a las hadas.

Vimos las luces
de faros, invisibles,
que nos hablaban.

Estaba cerca,
el mar, que a nuestros pies,
dejan las olas.

Sobre la playa
y rocas de la costa
deja suspiros.

Es la resaca,
temblando me dijiste,
con sus cantares.

Y yo te amé,
así, sin darme cuenta,
y te besé.

Porque el abrazo,
sincero que teníamos,
nos daba paz.

Éramos jóvenes,
ansiábamos la vida
y nos amábamos.

¡Cuánta inocencia
las almas destilaban
en ese instante!

Rafael Sánchez Ortega ©
16/02/23

5 Me gusta

Qué bellos versos, poeta!!!

"Éramos jóvenes,
ansiábamos la vida
y nos amábamos.

¡Cuánta inocencia
las almas destilaban
en ese instante!"

1 me gusta

Gracias Lucía.
Abrazo.

1 me gusta