Cuántos cuerpos

¿Cuántos cuerpos agitados por la tempestad de mis manos?

¿Cuántos cuerpos exaltados por la bondad de mi lengua?

¿Cuántos cuerpos resucitados por el ardor de mi sangre?

Cuántos cuerpos…

cuántos cuerpos …

cuántos cuerpos…

Hasta que la quietud vuelva a mi desenfrenada alma

y ellas paguen su insolvencia con su destino.

4 Me gusta

Excelente!!!

saludos @gollolara, José.

1 me gusta

Interesante poema… Me ha gustado mucho!

1 me gusta

Gracias hermano.

1 me gusta

Gracias mil Carmen.