¿Cuándo?

¿Cuánto tiempo más,

se romperán las olas del averno,

a mis pies azules ya,

del frío infernal?

Queriendo inundarme de nuevo,

en esa quietud absurda,

de la cruel, inexistencia mordaz…

Sumergiéndome

en el dolor brutal,

que decapita el alma,

que sueña diligente con volar.

¿Cuándo se rescatará

de las cadenas

tan insoportables del destino,

que ella misma hizo, sin pensar

que es pecado, sacrificando

siempre su felicidad,

por los demás?

¿Y quién decía

que el infierno arde en fuego?

¿Quizás, él nunca pisó su umbral?

¡El infierno, te congela vivo!

… Pero ¿tal vez, arde aquel

quién siempre coge, sin nunca aportar?

4 Me gusta

Tal vez… :heart:

1 me gusta