Cuando la pasión se viste de rosa

Tan bella seguirá siendo la lucha
que el quererte yo en vida más me entregue,
porque mi voluntad también se apegue
aunque en temas de amor no andes muy ducha.

Pero quedando alerta y a la escucha
rezo que mi razón no se doblegue,
y a los mejores puertos siempre llegue
guardando la esperanza en la capucha.

Nada podría herir hoy ya mi orgullo
tanto como acallar mi fuerte rabia
negándome a decir cuanto te quiera.

Y menos cambiaría un buen arrullo
por mi más sanadora y justa labia
porque siga colgado de mi higuera.

2 Me gusta