Cuadro del infinito (Clepsidras)

Salidos del futuro,
dejando solo huellas descarriadas,
vuelven los desperdicios,
los vacíos barridos por el tiempo,
estáticos, inválidos, por inimaginables,
en donde ambos hicimos luz como cobijo
y barro como piel
atado al agua informe,
pero que originó lágrimas y fantasmas,
de cuya curvatura transitoria se nutren los espejos,
simetrías y ángulos que nos bañan en polvo,
recorridos lineales mordiendo el pensamiento,
cremalleras, poleas, que hacen el cielo raso
o espeso el infinito cubriéndolo de ángeles,
cuya espiral abarca los cadáveres del mar,
niebla del desahogo,
la limpia desnudez del arrebol
en las nubes que avanzan sin silencio,
y por necesidad, sin distinción del dónde.
¿Puedo creerme el sueño de tu ayer
guiado por la hojarasca del invierno?
Ah, figura de labios y de venas perennes,
¡laurel de la laguna, flor de loto flotante,
oscilación sesgada de los números,
péndulo que en el río nunca duerme!

5 Me gusta