Ctrl+Alt+Del

Desde aquella derrota
no te recuerdo.
Simplemente tu forma no aparece
en ninguno de mis modos.
Aunque un día ebrio
reimagine suicida
otro inhóspito otoño,
tampoco te sueño.
Nunca te recito,
como lo hacía entonces,
charlando a solas con el papel,
de tu cuerpo y de tu ojos.
Compartiendo conmigo,
todo lo que fuimos.

Hubo de morir mi aquella memoria,
reseteada por los años,
el trabajo y la rutina.
Será que apenas duermo,
y no encuentro en mi desvelo
ese sueño que merezca soñarse.
Será que deambulo ahora
por una ciudad reciente y extraña.
Un enorme dominio
de sombras y cemento,
sin paisajes ni ventanas,
en dónde ya nadie,
escribe cartas de amor.

8 Me gusta

Muchas gracias Nora.
Abrazo poético para ti también

1 me gusta

Versos nostálgicos que denotan cierto desencanto, el ayer pasó pero el hoy todavía no te ha despertado, a veces ocurre poeta!!!

1 me gusta

Tienes razón Ana María.
La vida es desencanto a veces, pero también todo lo contrario.
Y podemos (quizás debamos) escribir sobre todo ello.
Gracias por compartir tus pensamientos con los míos, poetisa
Abrazo.

Bellísimo ese “delete”.
Un placer de lectura, compañero.

1 me gusta

Gracias amiga

1 me gusta

Me quito el sombrero, chapeau!

1 me gusta

Muchas gracias Joan. Aprecio mucho tus comentarios. Abrazo compañero

1 me gusta