Crucifijo

El polvo de los sin techo.

Muere de pena
el soldado
que nunca soñó
esa ciudad de sal que lo vio crecer
en un misil.

A la sombra de espejismos no resiste la agonía
de haber vivido
en la capital de los diezmos
y en alguna tregua

repta terrenal cactus
en la memoria
con habilidad suicida
para los domingos de desidia.

Hay lugares que se desconocen
desde un paredón

(Del mundo al revés no importa)

Está el alma y esa sombra que prometieron
otro paraíso.
Premonición dejada a suerte.

De otros recuerdos
se ha visto forzar un milagro

Esa necesidad de sacar
espátula en mano
el crucifijo de mamá.

12 Me gusta

Ostras… Sin palabras, Martín.
Espectacular :ok_hand:

1 me gusta

Profundos y excelentes versos, amigo!

Este arranque es espectacular…y el final no digo más…

Un gran abrazo, poeta! :hugs:

1 me gusta

La piedra tiene memoria, la sangre también, las balas son demonios de burdel y Gaza es un conejo sin ojos… los dioses cambian de nombre sin complejos…amén.

Me gustó, Saludos

1 me gusta

Buen poema, Martín, con la fuerza y concisión de tu quehacer poético. Aplausos, compañero

1 me gusta

En la era moderna, los nuevos gurues de la tecnica teologíca han cambiado la naturaleza estática del crucifijo por un crucimovil, que no es lo mismo que un crucigrama, pero se le asemeja; la densidad de su letra amigo poeta @martinrenan24 , me recordó el final de un viejo tango que dice: 《 y dime
por qué entre tantas alhajas
falta la joya más cara,
…el retrato de mamá》Un aplauso grandioso Martin.

1 me gusta

Uff que intensos, duelen a leerlos son tan certeros y tan agónicos, poeta!!!:hugs::hugs:

1 me gusta

Muy buen poema, Martín!! :sunny: :sunny: :herb:
Buenos versos!!
Un saludo, amigo.

1 me gusta