Cosecha

A la deriva, me arrastra el caudal
que provocan tus labios en los míos
cual canal empapando los sembríos
de tabaco y de café matinal.

A tu merced, me arropa el matorral
que esconde los conucos y bohíos
refugiándome de tus ojos fríos
que al mirarme incitan un temporal.

Alimentada del agua del Yuna
debajo de la sombra de cayena
y arropada en la tierra del Cibao:

Tu cosecha es buena, como ninguna,
y por ella vale cualquier faena
tu piel de canela, miel y cacao.

3 Me gusta

Versos agradables y perfumados de esencias matinales…Muy lindo,@bryanth!!

1 me gusta

¡Gracias Silvia! :smiling_face_with_three_hearts: siempre es lindo leer tus comentarios.

1 me gusta