Corazón desangelado (304)

Un sinfín de estrellas rutilantes
acompañan mis sueños fugitivos,
un coro de acordes infinitos
cobija en su espacio mis pesares.
No te duermas corazón salvaje,
prisionero de esperanzas vanas y desencuentros;
sabes que tu lucha no es injusta
sabes que la culpa no es tu culpa;
pasajero inoportuno en la nave de tu tiempo.

No te duermas corazón abandonado,
si sueñas bajo el palio de unos labios que imploran
bajo el arco de una flecha que no alcanza su diana.
Si recorres el sendero sin mirar a tu espalda
y dejas la sonrisa congelada en otras bocas.

Ven conmigo, corazón despistado,
persigue con tu aliento la auténtica,
la eterna melancolía, que sin brechas
late al compás de esa sangre
que aletea en tu esencia angelical.
304 CORAZÓN DESANGELADO

¡No despiertes corazón desangelado!

3 Me gusta

Un gran poema, Guedi.
Te felicito :clap::cherry_blossom: