Consejos bien sabidos

Por escapar de este escenario al mundo real
me hago un sicario (en mi mente entra el caos)
acostumbrado a su disfraz
hasta no saber si hay piel debajo…
Pronto me hundiré en el barro
desgarrándolo a zarpazos
a ver si así algo distrae
la mirada de este campo llano interminable.

Anida el tránsito en mis entrañas
y aquí la estancia se complica
al fin tras mucho convencido
del instinto secundario
que me lleva a superarme
otra vez ante tu ventana
sin más margen para el cambio
ahora que disfruto yo y me lanzo
a abrazar la inmensidad
en su cauce ambiguo:
me mata el besar un ídolo
cuando es largo aún el camino
y en él nos perdimos siendo aún niños
desatentos a consejos bien sabidos.

7 Me gusta

Entre tus versos descubro una exploración del conflicto interno entre la realidad y la fantasía, destacando la necesidad de autenticidad.

Siento que tu metáfora del hundimiento en el barro se usa para simbolizar la búsqueda de un cambio genuino en medio de la monotonía.

Finalmente reflexionas sobre superar ídolos y enfrentar el mundo con una pizca de nostalgia por la inocencia perdida en la niñez.