Confusión

Miraba tan fijamente
las espinas de la rosa.
Las sentía tan crueles,
puntiagudas, dolorosas,

que nunca pude disfrutar,
ni su delicado aroma,
ni la suavidad del pétalo.

Así un infierno de cardos,
dolor sufría en silencio,
hasta que me cautivaste
y tu aroma trajo el cielo.

confusion
Gadini / 361 images

3 Me gusta

Excelente poema. Saludos

1 me gusta

Muchísimas gracias Pippo
Saludos cordiales