Con el verano

Con el verano
aumentan las tormentas
y temporales.

Mucho calor
que unido a la humedad
hacen el resto.

Y así descargan
las lluvias en la tardes
de vez en cuando.

Luego, la calma
regresa a la campiña
y a las aldeas.

Vuelven las risas
de niños y mayores
en romerías.

Suena la gaita,
oculta en la laguna,
de quien ensaya.

Y hasta las nubes
saludan a su paso
con mil figuras.

Hay un instante
que el cielo se detiene
y nos subyuga.

Y tú te paras,
poeta ilusionado,
a contemplarlo.

Luego suspiras,
te embriagas con el sueño
de este verano.

Rafael Sánchez Ortega ©
28/06/23

4 Me gusta