Como piezas sueltas

Muerden,
paciencia es lo que les pides
y el frío estalla y las nubes
sincronizan en sí mismas
las sombras nombrando un pozo.
Un pozo que en sí mismo
es la luna y su cráter en la historia,
como aquellas fieras de la tarde
sin poder llegar a su manada,
como piezas sueltas
que resultan masas y fuerza
Mamíferos que se encuentran
se reencuentran y migran,
suman, acaso ciudades y oasis
resplandores de luz tarde
cuando al otro lado esa misma luna
retiene las letras, las sílabas
y estas palabras de la oscuridad.

10 Me gusta

Ese andar en solitario como piezas sueltas entre encuentros y desencuentros, muy reflexivos versos, poeta!!!:hugs::hugs:

Siempre hay otro lado…Me ha hecho reflexionar este poema. La posibilidad de la certeza resulta improbable cuando nos dejamos arrastrar y esto, es un hecho común que acéptanos sin pestañear …bueno, algunos no.

Muy bueno.

Saludos

Los amantes de la luna, ya sea sobre las nubes o en el pozo en que la misma se refleja, siempre buscan las piezas, letras sueltas para formar las palabras que sirvan para loarla, porque en ella encuentran la paciencia llena de esperanzas a sus quejas o quebrantos. Porque a pesar de las mordidas que la muerden dejándola menguante un 1/4 o 1/2 siempre logra llenarsee iluminar las sombras con su luz.

Un poema que me gustó mucho, Hector, por cuanto invita a reflexiones.
Apolausos y abrazo

1 me gusta

Qué final, por favor!!! Pero es que el inicio es espectacular! Grande, Héctor! :clap: :clap: :clap: :heart:

Ana María, muchas gracias por tus palabras, de reflexivos encuentros y desencuentros.
Un gran saludo.

Pedro, muy agradecido con tu comentario, sí, cuanto que debemos apartar esas certezas improbables.
Un gran saludo.

Pedro, muy agradecido con tu lectura y tus palabras de reflexión sobre la luna y su significado.
Un gran saludo.

1 me gusta

Tali, muchas gracias por tu lectura, y encantador comentario.
Un gran saludo.

1 me gusta

Un síntoma de oración inicia mordiendo el poema en la cervical para que paralice en el dolor, pero es la soledad la pieza suelta que no halla lugares en el alma del poeta, y por ello emerge a la pluralidad de los enunciatarios, como instrumento disruptivo entre luz y oscuridad. —Aplaudo con mucho entusiasmo.

Gracias a ti, Hector. fue un placer leerte
Abrazo

1 me gusta

Sombras y resplandores en un hermoso poema.
Abrazos, Héctor.

Domingo, muy agradecido con tu denso y hermoso comentario.
Un gran saludo.

1 me gusta

María, te agradezco la lectura y hermoso comentario.
Un gran saludo.

1 me gusta

Muy buen poema, amigo!! :sunny: :sunny: :herb: :herb:
Un abrazo

Francisco, muy agradecido con tu lectura y comentario.
Un gran saludo.

1 me gusta

Gracias a ti, Héctor.
Igualmente

1 me gusta