Círculos imaginarios (7mo de la serie canis en las vías)

Hubo una hoguera
coercitiva quebrando
las voluntades del invierno
y se apagó.

No se vio entre cielo y cementerio
en medio de un palíndromo
dónde todo acaba como empieza
porque estaba ciego.

El puente corvo
que une tímpano y martillo
abruptamente rompió su túnica.

(Estaba sordo)

Un gemido indistinguible
partió desde su voz
eclipsada en el silencio.

Pero la mudez plantó
estatuas ambulantes
Inconmovibles en lontananza.

Más de una piedra se animó a servir de lápida
al presentir que no sentía.

Yo…
que siempre ando escaso de tiempo
de piedad y de tesoros
desinfle mis ínfulas prendarias
y lo alcé en mis brazos
como un saco de papas.

Ahí me di cuenta que la juventud
no gira en círculos imaginarios.

—Es una línea sin retorno—
Me sentí terriblemente insuficiente
ante el desamparo.

Foto de mi archivo personal Junio 12/2023

26 Me gusta

Resuena en mi sentir poético lo efímero de la vida y la juventud al leer el hermoso lirismo con que has hilado este relato en versos.

“yo que siempre ando escaso de … piedad”

se me presenta como un espejo ante la falta de compansión que tanto abunda en el mundo, y en cada uno de nosotros, a veces…

1 me gusta

Muy bueno tu poema, Domingo.
Grande ese título y ese cierre de círculos imaginarios que son en realidad líneas sin retorno.
:clap::clap::clap:

1 me gusta

Me quedo prendido en estos versos… y en todo el poema.
La vida es una línea sin retorno, aunque al final gire y se convierta en círculo.
Un poema para releer y sentir.

1 me gusta

Sensación de vacío existencial, justo el que se va dejando atrás por mucho que la imaginación nos lleve contracorriente. Un lujo contemplar tu onírico universo y aprender de tu lírica.

1 me gusta

Estimado amigo,

Del futuro no podemos volver y del pasado es imposible salir.

Usted tiene la capacidad de inmersionarnos y hacernos participes en su escritura. Crea peces de plomo que nadan mas veloces que las olas y personalmente disfruto en cada viaje que nos ofrece.

Un abrazo y por favor, continúe.

3 Me gusta

Me conmovió. El efecto, al ver la foto que ilustra tan acertadamente tu poema, fue un brillo inocente empañando el mirar.
Bellísima atención hacia la piedad en el implacable itinerario de la corta existencia. Bravo.

1 me gusta

Quizás sin este final, -la constatación de que la juventud, el tiempo se escapa- me resultaba oscuro, aunque bueno.
Ceguera, sordera, mudez… muerte incluso, entiendo yo en la lápida. Pero el yo, toma conciencia, vive (coge cosas, levanta las patatas), siente desamparo.
Yo no lo lpuedo interpretar tan bien como tú lo harías pero me encanta. Así que enhorabuena, amigo. Me suena muy bien = un gran poema :clap: :clap: :clap:

1 me gusta

Qué grande eres, Domingo, por favor!!! :clap: :clap: :clap: :clap: :heart:

1 me gusta

Uff que sobrecogedor, cuánta lírica desprenden tus bellos y generosos versos, aún déjame destacar ese grito humano, solidario que tu alma posee ante el abandono y desamparo,te hacen grande amigo !!! Mi enhorabuena por tu enorme sensibilidad hamana, lo sabía y lo confirmas!!!:clap::clap::clap:

2 Me gusta

Muchas gracias poeta @AljndroPoetry, en efecto, creo que vivimos en tiempo donde la piedad escasea, pero no está agotada del todo, aún es posible conseguirla en el fondo del corazón humano. Muchas gracias buen amigo por detenerse en este círculo.

1 me gusta

Muchísimas gracias @wallacegere , me siento afortunado de recibir tu atención. Puede que se nos estén apagando las hogueras, pero otros seres nos sirven como el “espejo” que menciona acertadamente @AljndroPoetry en su comentario. Gracias por tu entrada en este círculo.

1 me gusta

Conmovedora y hermosa manera de versar y acunar el desamparo!!!Aplausos, poeta.

1 me gusta

Hay tantas lápidas caminando por el mundo, sin piedad, tantos ciegos al amor.

Es un poema muy tierno, en medio del desamparo, tus versos rescatan la piedad. Un gusto leerte. Saludos cordiales.

1 me gusta

Amigo del alma @ludico1964. Cuando Ud viene a hacernos una entrega, viene en serio.
Conociéndolo, creo que nos ha sembrado mucho simbolismo en su poema y definitivamente hay que leerlo por capas.

A espada y lumbre, a lengüetazos de fuego se quebrantan voluntades e inviernos.

El “puente corvo y sordo”, no escucha el río que pasa bajo el, ni a los pájaros, ni al follaje de la ribera. Tan contrahecho que difícilmente su jorobado lomo sirve de conexión entre ambas orillas.

La mudez parloteadora, sin sentido, por supuesto. Las estatuas maltrechas, desenterradas bajo la lava de Vesuvius, quebradas y con los ojos vacíos, llenos de esa cosa amasada con miedo e iniquidad.

Esa escasez liberadora.

Le aplaudo con ganas y le felicito estimado primo!

1 me gusta

Cuantas veces no nos hacemos los sordos ante los ruegos. O los ciegos ante verdad que está frente a nuestros ojos.

Pero no hay que llegar antes , lo que hay es que llegar a tiempo y saber llegar.
Aunque no haya “tiempo ni tesoros” siempre hay algo de generosidad en nuestros corazones.
Excelente foto. Me encantó tu poema cargado de tristeza, abandono, recates y vida. Tqm
PD: esto me conmovió hasta las lágrimas

Ufff no se puede con tanto. Gracias

Gracias por su honorable visita poeta. Es que del presentimiento al sentimiento la diferencia es más compleja que un prefijo, pero le vale a una piedra presentir, en presencia de un cuerpo «todavía no muerto»™. Gracias por convenir en este círculo.

™ Rafael Touriño @Rraffa

1 me gusta

¡Oh!, muchas gracias @Yesterday, gracias por el honor de visita y por comentario motivador el cual agradezco viniendo de su juicio. Le saludo con respeto y admiración.

1 me gusta

Muchísimas gracias @pedro1, usted conmueve con sus testimonios de afecto,le doy las gracias por militar en este círculo. Gracias.

Gracias por asistir a este imaginario círculo @Ocamposinvictorias. Permite que te cuente: el sujeto de la foto fue el activador del poema, lo ví una mañana girando en círculos alrededor de la laguna de Chascomús, llamó tanto mi atención que detuve mi rutina diaria y me di a la tarea del rescate, mientras lo cargaba «como un bolsón de papas» hasta el malecón, me vinieron a la mente las palabras claves del poema, y el vínculo de la desgracia del perro con la senectud, cosa que atañe a todos los seres vivos. Gracias por tu lectura Julia, ha sido un honor tu distintiva visita.

2 Me gusta